¿Exportar o no exportar?


Los errores más comunes al momento de exportar



¿Exportar o no exportar? 
Por Aarón Rosado

De acuerdo con el reporte publicado en febrero por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), las exportaciones de México aumentaron un ocho por ciento respecto al mismo periodo del 2016, con un superávit o ingreso mayor a los gastos de 684 millones de dólares, un escenario  interesante en medio de un contexto económico mundial que tiende a la diversificación de mercados, más aún con un anunciada renegociación del Tratado de Libre Comercio de América de Norte.

Aunque es una realidad, que las exportaciones a EUA, representan casi 80 por ciento del total, los datos del reporte, revelan que con este país vecino, aumentaron 3.9 por ciento en los 12 meses cerrados en febrero y con el resto del mundo subieron 13.5 por ciento, 

El INEGI, indicó que el valor de las exportaciones de mercancías alcanzó 31 mil 269 millones de dólares en el segundo mes del año, de los cuales 29,363 millones fueron exportaciones de bienes no petroleros y 1,906 millones fueron petroleros.

Ante este panorama, la exportación sigue significando una opción para el crecimiento y  consolidación de las empresas y para dar ese paso debe contar con aliados, que se pueden encontrar tanto en el sector privado como en el público que puedan ayudar al empresario a transitar por este proceso. 

Yucatán cuenta con empresas de diversos tamaños con potencial para exportar y existen consultoras y despachos expertos, así como organismos especializados como Pymexporta, ProMéxico y Comce que promueve el desarrollo del libre comercio con el extranjero y tendrán un plan adecuado para cada organización que desee “salir de la caja”.

De acuerdo con las guías empresariales de la Secretaría de Economía, los errores más comunes al momento de exportar son: falta de evaluación de la capacidad de internacionalización, no considerar aspectos de las diferencias culturales, falta de investigación acerca del mercado, selección errada del socio comercial, falta de conocimiento de las barreras en los países importadores y en el exportador.

El caso se agrava si no se efectúa la investigación, registro y monitoreo de la marca, elaboración de contratos no se considera la legislación y la práctica del país extranjero,  existe una extrema diversificación de los mercados, hay falta de conocimiento de las normas de defensa del consumidor, no se cuenta con una estructura adecuada para operar la exportación y falta de presencia en el mercado.

Es decir invertir tiempo y dinero en preparar estos pasos,  puede llevarte a diversificar riesgos frente a mercados internos inestables y amortiguar los efectos de problemas macroeconómicos; promover la operación con economías a escala,   obtener precios más rentables debido a la mayor apreciación del producto y de los ingresos de la población en los mercados a los cuales se exporta; alargan el ciclo de vida de un producto; mejoran la programación de la producción; permiten equilibrarse respecto a la entrada de nuevos competidores en el mercado interno y mejoran la imagen en relación con proveedores, bancos y clientes.